Close

REPARANDO LA BOMBA PERISTÁLTICA

Recientemente se ha reparado la bomba peristáltica que forma parte del material del Contenedor NRBQ sito en el parque de la Zona Operativa de l’Alacantí. 

A pesar de que se trata de una bomba que puede trasegar líquidos viscosos, tiene ciertas limitaciones que debemos tener en cuenta y que veremos al final de este artículo.

 

Las bombas peristálticas son bombas volumétricas rotativas que a diferencia de las centrífugas, pueden trabajar en seco indefinidamente (van bañadas en glicerina)  y son autocebantes. La bomba en cuestión tiene una capacidad de 300 lpm a 1,5 bar, capacidad de autocebado de hasta 9,5 m de altura  y tiene un peso de 98 Kg.

Nuestra bomba dejó de funcionar; aunque el motor eléctrico funcionaba bien y los rodillos se movían, era incapaz de aspirar y trasegar líquidos. Al abrir la bomba pudimos comprobar que el tubo de succión estaba intacto, sin embargo, la correa trapezoidal que lleva intercalada entre los rodillos y dicho tubo estaba muy deteriorada…

La correa es el elemento de desgaste por excelencia de esta bomba; se hace cargo del 95% del rozamiento y es la encargada de transmitir el movimiento al tubo de succión. Si observamos el movimiento de los rodillos sin la correa, podemos ver que están a cierta distancia del tubo y si no tuviesen intercalada la correa no ejercerían la presión necesaria sobre el tubo, por lo que dicha correa, a pesar de que es estática (no gira, sino que está fija) es un elemento imprescindible para el funcionamiento de la bomba.

Si observamos el emplazamiento de la correa podemos ver que tiene un elemento de fijación en la parte superior, de forma que queda sujeta y sólo sirve de elemento de rozamiento y transmisión de la presión de los rodillos al tubo de succión. Es decir, podemos intuir que es un elemento que va a sufrir un desgaste importante y que tarde o temprano tendremos que sustituirla.

Uno de los problemas a los que se tuvo que enfrentar el equipo de mecánicos es la inexistencia de suministros de correas por parte del fabricante. No obstante, como en casi todas las máquinas industriales, la mayoría de componentes se utilizan en diferentes máquinas y es posible encontrar una correa similar con una referencia distinta, incluso idéntica a la que el fabricante de la bomba suministraba en su día, y que por motivos desconocidos ahora ya no suministran. Las bombas peristálticas funcionan perfectamente, y las horas de trabajo que tienen nos permiten disponer de ellas por mucho tiempo más, así que el equipo de mecánicos se dispuso a encontrar una correa dentro del mercado que tuviese las mismas características, y una vez que dieron con ella llevaron a cabo la sustitución.

En las dos fotos siguientes podéis ver un ejemplo de equipos utilizados en distintas máquinas. En la izquierda podéis ver la bomba de giro automático/manual del brazo articulado 751 y a la derecha la misma bomba en una máquina de carga de contenedores. Es decir, los fabricantes adaptan sus máquinas a los materiales existentes y sólo cuando no les queda más remedio, fabrican elementos específicos para sus productos. Esto lo saben perfectamente los mecánicos, así que que nadie se sorprenda de que muchas piezas necesiten de una verdadera investigación para encontrar repuestos adecuados, pues si uno se rinde a la primera de cambio acaba comprando una máquina nueva porque “ya no encuentra piezas” (las cuales con mucha probabilidad se utilizan con otra referencia para otra máquina). Esto nos hace pensar en la famosa “obsolescencia programada” mediante la cual los fabricantes emplean el ingenio; quizá la mayoría del tiempo que dedican al diseño, a crear máquinas de duración determinada según los acuerdos a los que llegue el gremio en concreto. De forma que si uno va a comprar una lavadora el vendedor le dice abiertamente “esta ya no le durará 15 años como la anterior, esta como mucho le va a durar 7 años”. Así, a la obsolescencia programada hay que sumarle la “obsolescencia de repuestos” mediante la cual los propios fabricantes, pasado un tiempo que ellos consideren prudencial, te dicen que ya no disponen de piezas, favoreciendo las ventas de productos nuevos y la eliminación de su stock.

Bomba de giro en ABE 751

Bomba de giro en cargadora de contenedores

Cuando se sustituye una correa es necesario hacer una limpieza de la bomba en profundidad, cambiar el aceite del eje rotor de la bomba, y la glicerina existente en la voluta de los rodillos. Para encontrar el nivel adecuado de glicerina es necesario realizar un test de funcionamiento posterior, con el fin de eliminar el sobrante y alcanzar el nivel óptimo en dicha voluta. La glicerina facilita el movimiento de los rodillos sobre la correa y de ésta sobre el tubo de succión,  lubrica todo el conjunto y favorece su refrigeración, de forma que la pérdida de glicerina a medio plazo supondría la avería del sistema.

Con la bomba peristáltica podemos trasegar líquidos viscosos, incluso inflamables como el petróleo, pero tenemos que tener mucho cuidado de no succionar trapos y elementos que pudieran introducirse en el tubo y quedar en él. Si un trapo fuese succionado podría formarse una pelota, y en ese caso la bomba podría trasegarlo sin problemas. Sin embargo, si el trapo quedase extendido, y se alinease con el tubo lo que ocurriría es que quedaría metido en él durante mucho tiempo, con lo que aumentaría la presión interior del tubo al trasegar líquidos, y por tanto, la presión que los rodillos hacen en la correa. Durante el tiempo en el que el trapo o elemento longitudinal permanezca en el interior del tubo la correa estará sufriendo un mayor rozamiento y acabará deteriorándose con una mayor velocidad y tendremos que sustituir la correa en menor tiempo, poniendo en riesgo la marcha de las intervenciones puesto que la avería puede ocurrir con la bomba en funcionamiento. Por tanto, debemos hacer hincapié en succionar en zonas lo más limpias posible y mantenernos alerta para que no se succionen elementos de este tipo.

Una posible solución es utilizar siempre que podamos un elemento intermedio (depósito) en la instalación de succión, evitando que lleguen a la bomba trapos y otros elementos que pudieran ser succionados.

Instalación de succión con depósito intercalado

Funcionamiento de la bomba peristáltica

Funcionamiento del regulador de caudal (Con ella regulamos la capacidad de succión abriendo o cerrando el paso a una cámara interna)

Accionamiento del regulador de caudal

Descarga el manual de la bomba peristáltica

¡Bomba reparada!

Una vez adaptada la nueva correa, se pone en funcionamiento para comprobar que el movimiento se produce correctamente.

Rellenado de glicerina

Bomba reparada y a pleno rendimiento de nuevo